domingo, 3 de febrero de 2013

Algunos beneficios que nos aportan los perros




Qué bien hace Dios las cosas. No hay más que convivir y mirar a nuestro perro para entenderlo. El perro nos aporta a todos innegables beneficios. Esto ha motivado que desde hace algunos años se esté potenciando la figura del perro de terapia. Os recomiendo leer este artículo en esa doble vertiente, desde la perspectiva de un dueño de perro doméstico y desde la perspectiva de una persona que se sirve de un perro de terapia:

-EMPATIA: es más fácil desarrollar empatía hacia el perro y después hacia el exterior y los que nos rodean. En esta línea, se están utilizando perros en algunos países, para facilitar que los niños que han padecido actos traumáticos, puedan exteriorizarlos ante un médico o un juez.

-MEJORA LA RELACION CON EL ENTORNO, toda vez que permite situarse en él de forma más cómoda, una vez que hay un punto de unión con el perro, que constituye un enlace de confianza y bienestar.

-REDUCE LA INTROSPECCION, toda vez que la presencia del perro hace que la terapia se perciba como una actividad menos formal y más relajada y al comunicarnos con él y con el entorno, nos damos menos vueltas a nosotros mismos.

-DA CONFIANZA a las personas, ya que saben que el perro las acepta totalmente, sin tener prejuicios por su situación, circunstancias personales, enfermedades, etc.

-MEJORA LA SOCIALIZACION. El perro se convierte casi siempre en tema de conversación facilitando que las personas se relacionen y compartan algo en común que les une e interesa.

-BRINDA CONTACTO FISICO, importante para el bienestar emocional de las personas, además de reducir la presión arterial y el stress.

-MOTIVA PARA ASUMIR RESPONSABILIDADES, desarrollar aptitudes, romper la rutina y divertirse. El perro depende de su dueño, que tiene que peinarlo, alimentarlo, pasearlo, etc, con una rutina y horario que a uno le exigen salir de sí mismo, sintiéndose necesario.

-FACILITA REALIZAR EJERCICIO FISICO. Si no hubiera perro, muchas personas prácticamente ni se moverían. Un perro exige salir, moverse. Y además del innegable beneficio físico que esto produce al hacernos menos sedentarios, facilita el trato con otras personas que se interesan por el perro en nuestros paseos. Es un importante canalizador de relaciones personales.

En todo caso, y a pesar de todo lo dicho, no podemos perder de vista que un perro es un perro y no una persona. Menos aún un hijo. La naturaleza es sabia y exige poner cada cosa en su sitio. Por su bien y por el nuestro. Pero aun no siendo personas, es innegable que son unos compañeros entrañables a los que es muy fácil coger cariño.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...